top of page
  • Maria de Gonzalo A

La Revolución de la Transformación en las Empresas: ¿Cuándo Estamos Realmente Preparados?



Maria de Gonzalo Aranoa

C-Suite Executive/ Board Member/ Payments/ Loyalty/Digital/Cultural Transformation/ AI/ Strategy/


En el vertiginoso mundo de los negocios contemporáneos, la transformación digital y cultural se ha convertido en una meta ansiada por muchas empresas. Sin embargo, la prisa por subirse al tren de la digitalización, muchas veces impulsada por la presión competitiva o por la simple moda, puede llevar a resultados desastrosos si no se aborda con la preparación adecuada. Hoy quiero compartir mi experiencia directiva y de consultoría con directivos y líderes empresariales que buscan comprender mejor cuándo es el momento correcto para embarcarse en esta compleja pero necesaria transformación.

Primero, reflexionemos en qué significa la transformación digital y cultural. La transformación digital no solo implica la adopción de nuevas tecnologías, sino también un cambio profundo en la cultura organizacional, los procesos de negocio y las formas de trabajo. Es un proceso integral, muchas veces digo que más que una transformación, debe considerarse como una revolución. Esta revolución requiere una estrategia clara y bien planificada, así como el compromiso de todos los niveles de la organización. Debemos pensar que nosotros, como líderes de empresas incumbentes, lo tenemos mucho más difícil que una empresa de nueva creación. Es por esto que el cambio es tan grande y profundo, que nos resulta mucho más dificil, costoso y retador que si emprendiéramos nuestra andadura de cero, con una nueva empresa. 

La Tentación de la Moda Digital

Es común observar empresas que se embarcan en proyectos de transformación digital por razones equivocadas. La moda o la presión competitiva son motivos frecuentes. La narrativa de “no quedarnos atrás” o “si no nos digitalizamos, morimos” impulsa a muchos directivos a tomar decisiones precipitadas. Sin embargo, la transformación digital es mucho más que un simple conjunto de herramientas tecnológicas; si acometemos la transformación como una moda, caeremos en la digitalización de nuestros procesos, que no es ni mucho menos el objetivo. Éste es más bien es una reconfiguración profunda de cómo opera una empresa, cómo piensa la empresa, cómo se estructura. En esencia es cambiar el ADN de una estructura viva, durante su tiempo de vida. 

Sabremos si nuestra empresa NO esta preparada, cuando presenta algunos de los siguientes síntomas:

 1. Falta de una Estrategia Clara: Si la empresa no tiene una estrategia digital bien definida y alineada con sus objetivos de negocio, cualquier intento de digitalización será caótico y probablemente fallido.

 2. Resistencia al Cambio: Una cultura organizacional resistente al cambio es un claro indicativo de que no se está preparado. La transformación digital requiere una mentalidad abierta y una disposición a experimentar y aprender.

 3. Carencias en Habilidades Digitales: Si la fuerza laboral carece de las habilidades digitales necesarias, la empresa enfrentará enormes desafíos para implementar y utilizar nuevas tecnologías de manera efectiva.

 4. Procesos Obsoletos: Intentar digitalizar procesos ineficientes o anticuados puede ser contraproducente. Es fundamental primero optimizar y modernizar los procesos antes de digitalizarlos.

 5. Liderazgo No Comprometido: Sin un liderazgo fuerte y comprometido, la transformación digital está destinada al fracaso. Los líderes deben ser los principales promotores y facilitadores del cambio.

Si presentamos uno o varios de los síntomas enumerados arriba, enrolarse en procesos de transformación significa entrar en un proceso altamente ineficiente y costoso, y con poca probabilidad de éxito. Algunas de las consecuencias más habituales de embarcarse en ello en esta situación serán:

1. Inversiones Desperdiciadas: La falta de una estrategia clara y la implementación apresurada de tecnologías pueden resultar en inversiones millonarias sin retorno. Muchas empresas compran tecnología sin un plan claro de cómo utilizarla efectivamente. Confunden el objetivo con la herramienta.

2. Resistencia Interna y Desmotivación: La resistencia al cambio y la falta de habilidades digitales pueden generar una gran resistencia interna. Esto no solo ralentiza el proceso de transformación, sino que también puede desmotivar al personal y generar un clima laboral negativo.

3. Fragmentación y Silo de Información: Sin una integración adecuada de las tecnologías y procesos, es probable que se generen silos de información, lo que reduce la eficiencia y dificulta la toma de decisiones basada en datos.

4. Pérdida de Competitividad: En lugar de ganar una ventaja competitiva, una mala implementación de la transformación digital puede hacer que la empresa pierda terreno frente a sus competidores más preparados y ágiles.

5. Riesgos de Seguridad: La adopción inadecuada de tecnologías digitales puede exponer a la empresa a riesgos de seguridad, incluyendo ciberataques y pérdida de datos sensibles.


Por el contrario, la empresa preparada mostrará TODOS los siguientes síntomas: 

 1. Visión y Estrategia Definidas: Una empresa con una visión clara de su futuro digital y una estrategia bien articulada está bien encaminada para emprender su transformación. Esta estrategia debe estar alineada con los objetivos generales del negocio y contar con un plan detallado de implementación.

 2. Cultura de Innovación: Empresas que fomentan una cultura de innovación y experimentación están mejor preparadas para la transformación digital. Una mentalidad abierta al cambio y a la adopción de nuevas tecnologías es crucial.

 3. Habilidades Digitales y Capacitación Continua: Contar con un equipo capacitado y en constante actualización sobre tecnologías digitales es un fuerte indicativo de preparación. Las empresas deben invertir en la formación continua de su personal.

 4. Procesos Eficientes y Optimizados: Tener procesos de negocio optimizados y eficientes facilita enormemente la digitalización. Estos procesos deben estar bien documentados y ser escalables.

 5. Liderazgo Fuerte y Comprometido: Un liderazgo comprometido y que entienda la importancia de la transformación digital es vital. Los líderes deben ser capaces de inspirar y guiar a la organización a través del cambio.


Evidentemente, todos estos síntomas no se presentan por casualidad, ni de la noche a la mañana, sino que son parte de la preparación y planificación que debemos tomar conscientemente. Es, digamos, la fase 0, que consiste en las Estrategias para Asegurar la Preparación. Algunas de esas estrategias clave serán:

 1. Diagnóstico Inicial y Planificación: Realizar un diagnóstico detallado de la situación actual de la empresa en términos de procesos, cultura, habilidades y tecnologías. Con base en este diagnóstico, desarrollar un plan estratégico detallado.

 2. Capacitación y Desarrollo de Talento: Invertir en la capacitación del personal para asegurar que todos tengan las habilidades necesarias para adaptarse a las nuevas tecnologías y procesos.

 3. Liderazgo y Compromiso: Asegurar que el liderazgo de la empresa está totalmente comprometido con la transformación digital y que comunica claramente la visión y los beneficios de esta transformación a toda la organización.

 4. Pilotaje y Escalabilidad: Modificar la forma de desarrollar nuevos proyectos o productos de nuestra empresa. De forma paulatina debemos implementar proyectos piloto para probar nuevas tecnologías y procesos antes de una implementación a gran escala. Esto permite ajustar y optimizar antes de una adopción completa.

 5. Monitoreo y Mejora Continua: Establecer una cultura de evaluación continua, con mecanismos de monitoreo para asegurar que la transformación digital está generando los resultados esperados y realizar ajustes según sea necesario.


Como hemos visto, la transformación digital es un proceso complejo y desafiante que requiere una preparación meticulosa, una fase 0 y una preparación estratégica previa y consciente. Además, es esencial un fuerte compromiso a todos los niveles de la organización, que deben trabajar hacia una Transformación Cultural. Emprender este viaje sin estar realmente preparado puede resultar en costos elevados, desmotivación del personal y pérdida de competitividad. Sin embargo, con una estrategia bien definida, una cultura de innovación y un liderazgo fuerte, las empresas pueden navegar con éxito este proceso y emerger más fuertes, ágiles y competitivas en el mercado global.

0 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page